Un fin de semana en Cataratas del Iguazú

En los últimos 5 años, tuve la dicha de viajar bastante. Cuando digo bastante, digo 14 días de vacaciones al año. Para mí, eso es bastante. Tuve la oportunidad de conocer otros países y la aproveché. Pero aún tengo un montón de pendientes en Argentina. Sólo viajé un poco por el país de chica, pero la costumbre de mis padres era ir siempre a Villa Carlos Paz y alrededores. Alguna vez visité un corto tiempo Mar del Plata. Así que, por ejemplo, no conocía las Cataratas. Como siempre escucho decir que “con 4 días estás bien” y no me gusta ir fines de semana largo por el elevado costo y multitud de gente y, a la vez, no quería consumirme una semana entera de vacaciones para ir, me decidí a usar FlyBondi para ir un sábado de mayo a la mañana y volver el domingo por la tarde. Spoiler Alert: FUE UNA MUY BUENA DECISIÓN! Aunque podría haber fallado, obviamente…

El vuelo salía 8:10hs, llegué a Palomar un poquito antes de las 7hs (al no despachar valija, no hacía falta estar dos horas antes). No más entrar al aeropuerto, hay un food truck al aire libre y adentro una Brioche Doree. Los baños e instalaciones, muy limpios y nuevos. Estaba lleno de gente, había muchos vuelos atrasados por el clima de algunas provincias pero, gracias a Dios, el mío estaba en horario.

El vuelo impecable, los asientos lindos, la tripulación muy amable, preguntaron quiénes viajaban por primera vez y varios levantaron la mano. ¡Qué alegría por ellos! En cuanto al servicio a bordo, yo había comprado café con anticipación para ver qué tal y estuvo bien. $35 pesos lo pagué online, a bordo salía $70. Compramos unos mini budines, 2 x $50. Ricos y frescos. También habíamos pagado por selección de asiento y un carry on. 9:40hs estábamos en Iguazú, luego de sólo una hora y media de viaje.

Como iba a estar poco tiempo y no me la quería pasar viajando, reservé el hotel Meliá. Es 5 estrellas, por lo que su costo es de los más elevados, pero la ubicación, practicidad, y especialmente las vistas y atención del personal, son insuperables. Además, nada como estar dentro del parque e ir y volver cuando uno quiere. En el aeropuerto, nos esperaba un remis del hotel (por fin alguien nos recibía con el típico cartel con nuestro apellido, me sentía una estreSHa), nos ofreció una botella de agua mineral fresca a cada uno y toallas húmedas para limpiarnos las manos. Muy amable el chofer, nos contó curiosidades de la zona, nos ayudó a comprar las entradas del parque y, en aproximadamente 20 minutos, llegamos al hotel. Allí nos recibieron la valija y acompañaron a recepción donde nos convidaron un jugo de té verde, menta y jengibre delicioso y refrescante. Como llegamos a las 10:30hs y el check in era a las 15hs, nos ofrecieron early check in. Pero no sólo eso, también late check out y upgrade a habitación con vistas a cataratas por sólo 75usd más. Esto, por ser temporada baja. Para que se den una idea, sólo el upgrade normalmente está alrededor de 100usd. Lo acepté sin dudar mucho. Esperamos unos minutos y nuestra habitación estuvo lista.

¡La habitación era hermosa! Nos dejaron batas y pantuflas a cada uno, contaba con caja de seguridad, secador de pelo, tv de ¿55? pulgadas, 3 tipos diferentes de almohadas cada cama, minibar, una cafetera de filtro y agua de cortesía. La vista desde el balcón de la habitación es impagable, vale cada centavo. Sí nos advirtieron que debíamos mantener la puerta del balcón cerrada porque se cuelan los monitos y se roban lo del mini bar. En serio.

Antes de las 12hs ya nos disponíamos a comenzar los recorridos. En una hora y cuarto hicimos el circuito superior. Tranquilos, disfrutando las vistas, sacando fotos. Nos sentamos a comer. La comida rápida del parque no me gustó nada y hay que tener cuidado con los coatíes/monos que te roban las cosas. Literal. Y puede ser peligroso. No porque sean malos, sino porque quieren comer y, en el intento de sacarte la comida, te pueden rasguñar o morder. Sé que los intrusos somos nosotros, pero el parque quizás debería disponer de más lugares cerrados donde comer porque, si estaba lleno ahora en temporada baja, no me quiero imaginar en alta… En cuanto a la comida: 2 hamburguesas, 1 empanada, 2 cocas de 600 y 1 papas chicas, $700 ARS. Y para nada rico. Sería mejor llevar algo o comer en las parrillas. Eso, si encuentran lugar y tienen $$$.

Terminamos de comer y nos dirigimos a esperar el tren a la Garganta del Diablo. Hay que retirar unos tickets gratuitos antes de subir y el trayecto dura aproximadamente 20 minutos desde estación cataratas. El sendero se nos hizo un poco largo, pero creo que más que nada por la ansiedad de llegar. Una vez ahí, ¡fue increíble! Por suerte había llovido durante la semana y tenía mucho caudal. Nos mojamos bastante y apenas podíamos sacar fotos. Pero lo que vieron los ojos y esos sonidos, impresionante…

Para las 16hs ya habíamos finalizado el segundo sendero del día y decidimos volver a disfrutar el hotel. Nos hicimos unos mates y nos sentamos en el balcón. Cuando empezó a oscurecer, por el lado izquierdo empezamos a ver lo que parecía fuego y humo, aunque no podíamos distinguir bien. Rápidamente, la escena cambió. Lo que veíamos, ¡era la luna saliendo! Nunca la había visto así. Tenía un color dorado y las nubes pasando eran lo que daba esa ilusión de humo. Nos quedamos boquiabiertos. Lamentablemente, no hubo quorum para hacer el tour nocturno de Luna Llena a la Garganta, así que nos conformamos con esta vista, aunque no fue poco.

Para la cena, bajamos al restaurant del hotel. Nos atendieron muy bien, lindo ambiente, luces bajas, poco ruido. La comida muy buena, abundante y en precio. Pensé que por el lugar sería más costoso, así que fue una grata sorpresa.

El domingo nos levantamos, desayunamos (muy completo el desayuno buffet) y nos fuimos a hacer el sendero inferior que era el que nos faltaba. En este sendero hay más escaleras, tengan este dato en cuenta. Me gustó mucho ya que en este caso se sentía estar adentro de las cataratas. Los tres senderos ofrecen vistas y sensaciones muy distintas. Quizás el recorrido más aburrido es el de Garganta, pero resulta algo más impactante al llegar.

Nos alcanzó el tiempo para tomar un cafecito al volver al hotel antes de partir de nuevo al aeropuerto. El aeropuerto realmente es muy básico, más considerando que es internacional, pero lo están reformando. Esperemos esté a la altura (viendo otros aeropuertos remodelados, estimo que sí lo estará). El vuelo salió a horario y fue tranquilo. Para las 19hs estábamos de vuelta en casa.

En resumen, estoy más que conforme con la experiencia y la recomiendo. Por supuesto, hay que tener algo de suerte, que no llueva o que no se atrasen los vuelos para que no sea una total pérdida de tiempo y dinero. También es verdad que sólo hicimos el lado argentino. Quizás podríamos haber metido algo más, pero queríamos disfrutar, relajarnos y estar al aire libre. No nos interesaba tachar listas de cosas por hacer. Sé que el hotel también influyó muchísimo.

Aprovecho para comentarles que el hotel lo conseguí por Almundo y con descuento de un cupón de 2 mil pesos de QuizViajero. Otra ventaja de sacar por Almundo, es que conseguí una habitación triple (doble + cama chica), cosa que por Booking no permite (en esa plataforma sólo hay habitaciones dobles y te obliga a sacar 2, encareciéndose más). También se puede conseguir habitación triple directamente en la web del Meliá, pero ahí no hay cuotas. Lo que sí hay es un programa de puntos que, al adherirse regala 2000 puntos de bienvenida y se puede aplicar para un descuento en la reserva.

Las entradas al parque varían, las más económicas son para residentes de Iguazú y personas con discapacidad, le siguen las de jubilados (¡lleven recibo!), luego las de residentes argentinos y así… Alojándose en el Meliá, la entrada se paga sólo una vez, sin importar la cantidad de días que dure el viaje. Hospedándose fuera, el segundo día hay 50% de descuento. Pueden consultar las tarifas actualizadas aquí.

¡Gracias por haber llegado hasta acá! Espero hayan encontrado algo de utilidad en este post.
Alice.

*Precios de referencia válidos al 19 de mayo de 2019*

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. GonTraveler dice:

    Que linda escapada a Iguazú hiciste! La vista del hotel, la luna de noche por la ventana y el paisaje de las cataratas ya nos dan ganas de ir! Gracias por compartir!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por leer, Gon! Ojalá puedan ir, sobre todo al paseo de luna llena a Garganta que dicen es espectacular!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s