Alquilar un auto en Estados Unidos

Con motivo de un viaje a Miami, me planteé la posibilidad de visitar Disney. A ambos destinos, iría por primera vez. Busqué precio de vuelos, pero no me convencían. O eran excesivos o, para que sea más económico, debía perder muchas horas en espera. Esto me llevó a pensar en la posibilidad de alquilar un auto, cosa que nunca había hecho en Estados Unidos (sí en Italia, pero sólo para un tramo corto). ¡La diferencia de precio era enorme! Aún alquilando con taque de nafta lleno, gps, peajes incluídos, kms ilimitados y aún considerando el gasto que se me agregaría al hotel por el parking y/o valet, alquilar el auto era más conveniente. Sobre todo, siendo 3 personas. A su vez, me ahorraría cualquier taxi y los traslados desde y hacia el aeropuerto. Leí algunos blogs para conocer experiencias de quienes hayan hecho la ruta Miami – Disney en auto y me entusiasmaron aún más. No había mucho más que pensar. Lo decidí, y alquilé en Alamo pero a través de Almundo, que me ofrecía cuotas. También me habían recomendado Rentalcars, pero en ese momento, no me daba un precio ni oferta mejor.

Al llegar al aeropuerto de Miami, nos dirigimos con el MIA mover hacia el sector de alquiler de coches. Hay muchos carteles que van indicando hacia dónde ir, pero deben saber que las distancias son grandes para caminar. Si van con muuuchas valijas, se torna tedioso, así que en ese caso, traten de alquilar carrito. Llegamos al sector de mostradores de Alamo y nos dirigimos a las máquinas automáticas. También se podría pasar por el mostrador con “humanos” y hay una opción de Skip the counter (saltear el mostrador e ir directo al auto), pero no está disponible en todos los casos. Igualmente, había una persona de habla hispana a quien se le podía solicitar ayuda. Seguimos las instrucciones de la máquina – básicamente había que confirmar lo que reservamos. Debimos colocar la tarjeta de crédito, pero no nos cobraron nada más (ya habíamos pagado a Almundo), sólo la solicitan para tener a donde enviar el gasto en caso de multas. Una vez impreso el ticket que arrojó al final del proceso, lo presentamos a la persona que estaba para asesorar y nos indicó a qué zona teníamos que ir. Nos indicaron “fila 5”. Eso quería decir que podíamos tomar cualquier auto que se encontrara en esa fila. Si bien todos estaban dentro de la misma gama (porque de hecho en base a la gama será nuestra tarifa), se podían elegir diferentes marcas, colores, etc. Las “llaves” estaban dentro (en realidad, lo que había era la botonera para cierre/apertura automática).

No me avergüenza decirles que nos costó bastante encontrarle todas las vueltas al auto. Hay que tener en cuenta que son autos nuevos, automáticos (pueden consultar si tienen alguno con caja de cambio disponible, pero no siempre hay) y con encendido electrónico. ¡Imaginen que ni le pegábamos a los botones para ajustar el asiento! Parecíamos verdaderos campesinos. Extrañábamos nuestro antigüito en casa, con palancas para todo 😛 Lo bueno, es que nadie te apuraba. Lo malo, es que no había alguien designado para ayudar con estos detalles. Para ellos es súper normal tener autos de este estilo, quizás no consideran que los turistas vienen de los más diversos países y culturas.

Luego de varios minutos de inspeccionar el Nissan Altima que habíamos agarrado, cuando ya nos sentíamos algo confiados, arrancamos y nos dirigimos hacia los puestos estilo peaje para salir. Allí revisarían nuestros papeles y si nos estábamos llevando el auto que correspondía, también nos entregaron el GPS que incluía nuestra reserva. No era extraño escuchar las clavadas de freno de quienes no estábamos acostumbrados a este tipo de vehículos. Pasamos el peaje sin problemas y lo primero que hice fue decirle al gps a dónde necesitábamos llegar.

Algunas cosas que aprendí en este viaje:

  • A pesar que la mayoría de los blogs y el mismo google me indicaban que el viaje sería de 3 horas y media, 4 como mucho parando en el camino, a nosotros nos llevó ¡5 horas! Pensando que para un vuelo lleva casi 2 horas, más una hora y media que hay que estar antes, pensé que con el auto tardaría los mismo, por menos $. Pero no fue así. Al volver, compartiendo mi sorpresa con varios conocidos que también habían hecho este recorrido, me comentaron que demoraron lo mismo que yo. Así que ténganlo en cuenta. Si tardan menos, mejor.
  • Todo el mundo nos decía que hay que prestar real atención a los límites de velocidad porque ¡las multas son enormes! Y esto es real. Lo que no sabía era que, si el límite es de 70 millas por hora, van a manejar todos a 70 millas. Los únicos que íbamos a 68 éramos nosotros.
  • Si tienen peajes incluidos, deben dirigirse directamente a las líneas de Sunpass.
  • Las vistas no son muy entretenidas, se nos hizo algo monótono el camino.
  • Las estaciones de servicio y lugares para comer, se encuentran en unas especies de “islas” en el medio. Siempre habrá que tomar la salida hacia la izquierda para ingresar.
  • La nafta, en caso de tener que cargar, es autoservicio. En nuestro caso, no sé por qué no nos aceptaba la tarjeta de crédito, por lo que tuve que dirigirme a la caja dentro del mini market, indiqué en qué surtidor paramos, le dije cuánto quería cargar (a ojo) y luego me acerqué a cargarlo. Al llegar al monto que pagué, se cortó automáticamente. Supuestamente, si hubiera pagado de más, se hubiera cortado al detectar que estaba lleno y me devolverían el sobrante de dinero, pero esto no pude comprobarlo. ¡Importante! Fíjense bien si el auto alquilado es a nafta o diesel. Parece una tontería, pero conozco más de un caso en que cargaron lo que no correspondía.
  • No hay banquinas tal como las conocemos en Argentina. Me preocupaba un poco pensar cómo deberíamos hacer si necesitábamos parar. Los autos pasaban a mucha velocidad y no dejan mucho margen de error. Probablemente por esto mismo, vimos muchos accidentes, sobre todo en el viaje de vuelta. (Uno de esos accidentes provocó demoras de más de una hora).
  • El camino que hicimos fue el de Florida Turnpike. Es bastante recto y sencillo. Acá tienen un mapa para darse una idea.
  • Hay que tener especial cuidado en las paradas que hagamos y en los outlets. No dejar valijas dentro porque, lamentablemente, es muy usual que rompan los vidrios/abran el baúl y roben su contenido. Los autos alquilados tienen una especie de código de barras pegados y son el blanco preferido de los malvivientes.

Si tuviera que volver a hacerlo, no lo volvería a hacer en auto. Pero esto es una opinión muy personal. Quiero destacar que no tuve ningún tipo de problemas con Alamo, que no recibí ninguna multa (hasta ahora al menos 😀 ), y que no tuvimos inconvenientes en el camino. Pero no lo disfruté. Tuve que estar muy pendiente del camino, del gps y todo me ponía muy nerviosa. Una próxima vez, lo programaría con más tiempo para no pagar tan caro el vuelo y ¡listo!

Quien quiera compartir su experiencia, ¡deje su comentario! Los leo.
Alice.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s